Archivo de la etiqueta: Salvación

Eterna salvación

Quisiera poder salvarte.
Cargarte en mi espalda por cuadras
y llevar tus ojos a la cima de una montaña,
para recordarte que tu esencia es el mismo cielo,
y que las flores y el viento fresco viven en ti.

Salvarte…
ahora que has tirado tu escudo, tu espada
y te despojaste de la armadura
para ser devorado por tus creencias y tus miedos.

¿Qué ser despreciable sería?
Si te arrebatara la oportunidad de enterrarte en la oscuridad
para encender tu propia luz.
Sabiendo que en paralelo
me lanzo a un abismo infinito.

La eterna salvación es
la que le debemos día a día al propio corazón.

Mira profundo en tus pupilas
y descúbrete único en las huellas de tu piel.
Recuerda como tus tarsos se hunden en la duela,
y que cuando danzas,
sobre iluminas hasta los confines del universo.

Todos los derechos reservados ©

Ojalá pudiera escribir

He perdido la poesía.

Me abandonó de nuevo y,

quizá esta vez no vuelva.

 

No dijo adiós.

Sólo dejó de venir a mi mano,

dejó de presentarse como cura al daño.

 

Las palabras permanecen en silencio,

sin retórica ni rima que combine

sensaciones y sonidos con palabras.

 

Como si las frases no quisieran

venir a verme en este vacío inapelable.

Cómo si la lírica se hubiera escapado

por el agujero que traigo en el pecho,

ese que, desde hace rato, parece y no estar,

pero que en noches grita que lo escuche

para mostrarme las grietas que la última sacudida dejó.

 

Ese hueco que recuerda la esencia de la vida

y que se hace visible en noches cómo esta,

en que un poema me vuelve a acompañar.

Poesía al carbón

Es cierto que la poesía a nadie, ni de nada salva.

Sobra lo dispuesto para cada palabra.

El esmero como la intención pura que sale desde el alma,

son papel calcinado en una hoguera.

 

Ella es breve, efímera, puro texto.

Insuficiente es la pasión derramada en las frases,

quizás aquel para quien escribes, no llegue jamás a leerla.

 

Y aunque impetuosos griten los grafemas,

Quizá no alcancen para quedarse tomados de las manos,

ni para acercarle tu deseo como susurro a sus oídos.

 

La poesía no salva.

Un compendio de letras salido del corazón,

lleno de las lágrimas y la saliva ineludible,

no consigue ser escuchado.

 

Las verdades que ocultaste ligeramente entre líneas,

Fracasaron en acariciarle la sonrisa,

en rozar sus intenciones de quedarse.

 

Escuché decir de cierto a un poeta,

que la poesía de nada sirve,

que esa prosa nunca salvó a alguien,

tan sólo, al que la escribió.