Archivo de la etiqueta: cuerpo

Honesty is all you got

My heart is knotted,

my mind is friendly

but my soul has been just pushed

at the bottom of the chest.

 

Stop crying, little girl.

Stand up and talk, woman.

Face it.

Say what you feel

with no fear in your leaps.

 

Say that you love him,

even he makes you feel turbulence…

Even though things get blurry when he’s around.

 

Tell the truth, that you know the way he loves

doesn’t seem like the best of loves.

But still, you love him.

Not quite sure what it is, you want it.

And your hope is a stubborn bitch decided to believe in a possibility

and refuses to give up her longing.

 

Be fearless to what you think about yourself

‘cause it’s all right to feel, you’re alive.

It’s all right to feel…

Just don’t forget what you dream.

Don’t forget why you came to this world in the first place.

You came to live… the dreams lodged in your soul.

 

 

 

 

 

La voz del cuerpo

Que las palabras antes pronunciadas,

las hable ahora el cuerpo.

Con sola presencia y lúcida danza,

que grite desbocado

lo que calló durante meses nebulosos.

 

Que dibujen los cuerpos

figuras en la oscuridad,

y palabra con movimiento tomen lugar

juntos en la habitación soñada.

 

Mil sueños se realicen esta noche

a ritmo suave y ceñido,

caminando hacia lo profundo

en la caverna donde crecen inefables deseos.

 

Que converjan los tiempos en uno sólo…

Explotar de cascabeles y campanillas,

entre lenguas que paladean

el vaivén salado de exquisitas mareas.

Gracias al tiempo

Se desbordan mis ganas de contarte lo que esta tarde

despierta en mis dedos, ojos y boca,

el recuerdo de tu sonrisa blanca de grandes dientes.

 

He de ser sincera.

No consideré nunca la fortuna de un amor así,

colmado con la sinceridad que sólo los niños alcanzan,

pero con la pasión de dos viejas almas que se rencuentran.

 

Este corazón se ama al tiempo que te ama también.

 

Hoy tomo tu mano, sabiéndonos mortales.

Bebo alegría al saberte henchido de júbilo,

al conseguir darte una caricia sincera

o un te amo desinteresado…

 

Pero el deseo de eternizar persiste.

La razón no aguarda, aparece siempre

como advertencia de esta condición humana,

recuerda las pérdidas que raspan en lo profundo,

hasta la memoria césnica.

 

Por eso te miro,

y te busco en los besos más mojados.

 

Para agradecer tiempo y espacio,

maravillosa gracia de compartir siglos o segundos,

de saborear y remarcar las caricias marcadas disfrutadas,

con ese ser único e irreparablemente bello;

 

escuchar tus extrañas ideas, ocurrencias e inocencias,

bailar de nuevo la danza de los enamorados,

o compartir la entrega más bella de cuerpo a cuerpo,

cuerpos que morirán, cuerpos que partirán.

 

El amor trasciende para vivir eternamente.