Literatura·Por El Gusto·Sentires

Fieles aliadas

No quiero olvidar que me salvaron cuando caminé directo a esa cueva de lobos donde fui devorada por uno o varios;

y me dejaron gritar con ellas en mis manos y una pluma que decía por mí lo que recalcitraba el corazón.

No quiero, porque les debo todo: mi valor para enfrentarme a todos y a ninguno, y saber que el duelo más intenso sería día a día conmigo misma y el silencio de mis pensamientos.

Si olvido, me condeno a un pretérito reincidente. Me olvido… Estoy en las frases que liberan mis miedos, amores y vacíos;

en letras que se autoconstruyen cuando brotan de mi pecho, cuando parece que las ganas no me alcanzan, que el valor no se me ajusta a la piel y lo ojos se me vuelven de agua y el dolor corre río liberado entre los lagrimales;

cuando la felicidad no cabe en carcajadas y la vida es vida y me recuerda con su poética virtud:

la poeta no siembra sus males en otros, germina sus semillas en hojas y libros;

el tiempo no le alcanza para decir… ¡da prisa a la tinta y anda a escribir! cuando el estómago y las vomitivas entrañas lo demanden.

No quiero olvidarlas, palabras. Desde que las aprendí, son fieles aliadas en la lucha por mantenerme la vida en un mundo hecho nudos.

No puedo olvidar mis propias lecciones, todas las escritas en cuadernos de tardes y noches solitarias.

Me debo a ti mi fiel y literaria amiga.

Sentires

El final de la batalla

Hay una guerra interminable entre mujeres y hombres; ellos por allá, nosotras para acá.

Una competencia nula y absurda entre ganadores y perdedores, fuertes, débiles; mejores o peores.

Pero hay un momento único. Quizás una canción o algún motivo que celebrar juntos; las manos se tocan, dos cabezas bailan, labios se juntan y termina por ganar la sabiduría ancestral: aceptar que la vida misma fue posible sólo con la unión de ambos.

Mi guerra termina hoy, aquí sentada a su lado, creyendo que un amor verdadero fuera y dentro de mí, existe. Sin un precio caro por pagar, es posible… Y me sucede así en este preciso y mágico momento en que él acaricia mi rodilla y lo miro cómplice de lo que hacemos juntos cada día: la vida.

Tras una noche oscura que duró años, detrás del inmenso mar, finalmente, puedo ver salir el sol.

Poesía·Sentires

Espirales

La vida misma es un ciclo infinito: comienzo-final-comienzo-final,

y así sigue el cuento de nunca acabar.

Pero ¡oh, humanos y su libre albedrío!

La vida nos empuja a dar pasos en la oscuridad de lo desconocido

y escogemos cerrar los ojos;

exprimir los finales como trapo viejo que son,

hasta sacar la última gota de agua vital.

Somos grandes mentirosos,

diciendo cantidades monstruosas de mentiras:

“no sólo todo cambiará, irá mejor”.

Y evitamos el silencio,

que no pierde oportunidad para gritar crudezas,

porque la cortina que cubría la verdad

es ahora un velo transparente que se descorre sin tu voluntad.

El punto de no retorno aparece

y una mentira más sería despiadado.

Ahora lo sabes,

mereces ser amado, mereces un amor verdadero,

empezando por el tuyo.

Danza·Sentires

Bien bailada

A veces no aguanto los huesos, los músculos, el sueño;

pero el sueño es el que estoy persiguiendo.

Llego exhausta cada noche y quisiera dormir dos o tres días seguidos,

pero hay que comer y, sobre todo, hay que vivir y para eso hay que bailar.

Voy al trabajo y lo gozo…

pero cuando toco el piso helado con mi rostro,

la música corre por mis oídos como agua viva de río y

toca este cuerpo que recuerda y olvida…

el sonido golpea mi pecho, hombros, cadera…

viaja por mi cuerpo y canta la niña Lechuga,

contenta de ser lo que siempre fue:

desdoblamiento del alma;

danza, danza,
danza que palpita una sonata infinita de delirio,

de ilusión que aguarda ansiosa,

para probar de nuevo

la deliciosa duela en que flotan mis fantasías.

Consciencia·Expresando·Sentires

Trabajar

Siento algo así como un peso de dimensiones glaciares que me abraza. Lo llevo en la espalda, pero sigo andando. No hay posibilidad de pausa y menos ahora que decidí aventurarme en una nueva locura sin precedentes.

Cuesta trabajo, por eso le pusieron así: Trabajar, que no es recibir un pago por hacer algo, sino crear y persistir en algo que asegurará la vida. Entiéndase vida por cada pequeña parte de tiempo invertido en lo que nos hace sonreír, permite caminar, o incluso, respirar; lo otro, debería conocerse como esclavitud remunerada.

Yo… nunca me había apostado a mí, porque de veras da terror hacer esto. El éxito o fracaso es sólo de uno, aunque el éxito se siente bien, también pesa; el éxito viene acompañado de un peso tremendo.

El éxito está en trabajar sin descanso; un ir y venir infinito de estímulo-recompensa, de atroz pesadumbre y desmedida sonrisa.

Expresando·Sentires

La mujer de mi vida

Se ha convertido en una mujer sabia,

que ha encontrado respuestas en su vivir diario.

A pesar de su acochambrada educación,

ha abierto el camino a cientos y miles de posibilidades distintas;

dispuesta a cambiar, a mirarse,

a crecer a través de la consciencia.

Ha temido, ha sufrido, sin embargo, nunca pensó en rendirse.

Sus batallas las ha peleado sin armadura, no lleva alguna;

va por la vida con la ingenuidad y su risa como las mejores armas.

Aquí la llamo mi Madre,

pero supongo que en otro tiempo

fuimos grandes amigas y compañeras de aventuras incontables.

Decir que la amo es decir poco.

Ella es mi guía.

Una luz que permanece encendida hasta en los más grandes apagones.

Su voluntad es férrea y quizás ella misma no lo sepa,

pero las situaciones no doblan su valor,

ni su fuerza para caminar incluso entre el fuego y el dolor.

A veces ella cree que necesita a las personas,

en realidad somos nosotros quienes la necesitamos.

Literatura·Poesía·Sentires

Los años nuestros son todo, menos eternos

¿Dónde voy a encontrarte cuando el alma te deje el cuerpo?
El día que ya no esté su cabello encrespado,
envolviendo su rostro moreno de ojos negros.

Cuando sus chispadas y ocurrencias no se escuchen
y sus palabras, que me abrazan cuando me siento tan ajena del mundo,
no sean más.

Mil voces han dicho que te hallaré en mi corazón. Pero no escucharé tu voz
dándome palabras luz en plena oscuridad,
ni sentiré la tersura de tus palmas acariciando mi frente.

No estarás allí para creer en mí
como no logro hacerlo yo en veces.

Y no, no todo es duda, tengo algunas certezas:

Como que vida no te la debo,
porque con toda bondad me la regalaste.
Como que podré sentirte
en los rayos del sol sobre mi piel,
pero no estarás…

¿De dónde me viene este dolor si aún irradias vida?
Quizás sea el aceptar que,
como todo lo que coexiste en Tierra,
tú también eres mortal.
Y quiero decir,
ahora que tus ojos me miran y tu boca dice la vida,
que no conoceré ser más amoroso en vida
y que me has enseñado que el amor incondicional
es posible siempre en uno mismo.