Expresando·Literatura·Poesía·Sentires

Honesty is all you got

My heart is knotted,

my mind is friendly

but my soul has been just pushed

at the bottom of the chest.

 

Stop crying, little girl.

Stand up and talk, woman.

Face it.

Say what you feel

with no fear in your leaps.

 

Say that you love him,

even he makes you feel turbulence…

Even though things get blurry when he’s around.

 

Tell the truth, that you know the way he loves

doesn’t seem like the best of loves.

But still, you love him.

Not quite sure what it is, you want it.

And your hope is a stubborn bitch decided to believe in a possibility

and refuses to give up her longing.

 

Be fearless to what you think about yourself

‘cause it’s all right to feel, you’re alive.

It’s all right to feel…

Just don’t forget what you dream.

Don’t forget why you came to this world in the first place.

You came to live… the dreams lodged in your soul.

 

 

 

 

 

Expresando·Poesía·Por El Gusto·Sentires

Ecos que habitan el silencio

Luego de cierto plazo,

todo se reduce a un largo e interminable silencio.

 

Dentro de un mutismo plagado de ecos,

los lamentos se someten a la razón de su dolor,

no se esconden más en bebida tras bebida

ni disimulan su mal con sonrisas maquilladas.

 

Varios días después,

las verdades recrudecen

y el intento de escaparles

es mero suicidio.

 

Las dudas convertidas en certezas,

te miran de frente para gritar sin indulgencia

que los días del pasado son cenizas hace tiempo;

 

que en el espacio que respiras

ya no habita su perfume,

ni sus tarsos bailan suave

al compás de tu mirada.

 

Sabes ahora,

que esos sueños compartidos entre almas,

los que evocas por las noches como indelebles memorias,

meses atrás murieron,

víctimas del gélido gesto de un ser silente

que levantó heladas e inquebrantables murallas.

 

Los párpados sellados

que mantuvieron a los ojos sumergidos en aguda oscuridad,

se abrieron para sentir las heridas que mantuviste bajo llave,

para quemar con la mirada los recuerdos y la nostalgia.

 

Y dejar resplandecer la promesa de un jamás,

como la más sincera y absoluta

que entre ambos pudo existir.

 

 

 

 

 

 

Expresando·Poesía·Por El Gusto·Sentires

Poesía al carbón

Es cierto que la poesía a nadie, ni de nada salva.

Sobra lo dispuesto para cada palabra.

El esmero como la intención pura que sale desde el alma,

son papel calcinado en una hoguera.

 

Ella es breve, efímera, puro texto.

Insuficiente es la pasión derramada en las frases,

quizás aquel para quien escribes, no llegue jamás a leerla.

 

Y aunque impetuosos griten los grafemas,

Quizá no alcancen para quedarse tomados de las manos,

ni para acercarle tu deseo como susurro a sus oídos.

 

La poesía no salva.

Un compendio de letras salido del corazón,

lleno de las lágrimas y la saliva ineludible,

no consigue ser escuchado.

 

Las verdades que ocultaste ligeramente entre líneas,

Fracasaron en acariciarle la sonrisa,

en rozar sus intenciones de quedarse.

 

Escuché decir de cierto a un poeta,

que la poesía de nada sirve,

que esa prosa nunca salvó a alguien,

tan sólo, al que la escribió.

Consciencia·Expresando·Por El Gusto·Sentires

Siempre fue así

Con esta carta me despido de ti.

No quiero poner culpas, ni sensaciones oscuras en este texto… Sé que no tengo la capacidad para detener tus sueños, para atarte o cortar tus alas, pero puedo contribuir a que las guardes, a que no quieras usarlas, del mismo modo en que podrías hacerlo conmigo.

Por eso te escribo esto, porque hoy me siento ligeramente más consciente de lo que es el amor, como nunca lo había experimentado. Han sido días de golpe tras golpe, de caída tras caída, porque el alma sabe lo que busca, sabe hacia donde no va.

Es cierto, somos seres libres… Hoy quiero dejarte en libertad, aunque jamás has sido mío, pero mi cabeza se convenció de eso y también me libero de ti.

Si quieres viajar, bailar, ir, venir, hacer o deshacer, hazlo. Yo haré lo mismo. Voy a decírtelo, voy a contártelo, porque eres importante para mí y espero eso mismo. Pero no intentaré detenerte ni voy a detenerme. Si tu sueños están lejos de mí, ve por ellos, quizás yo esté aquí cuando vuelvas, quizás no, pero tus sueños son sólo tuyos, igual que los míos.

Prefiero que vueles y que vivas porque la vida es tuya, así como yo prefiero vivir y volar porque la vida es mía.

Ojalá hubiera sentido esto antes, antes de que nos separáramos irremediablemente.

 

 

Consciencia·Expresando·Literatura·Poesía·Sentires

Una mujer es una mujer

Decenas de mujeres yendo al mar…

Desnudas, viajan bailando entre las olas,

mientras las estrellas acarician luminosas su fragilidad.

 

Palpita en el corazón de cada una,

la melodía de historias silenciadas

que trenes les dejaron atadas al pecho.

 

Estrellas son porque en lo alto destellan,

sin saber que iluminan lo que tocan,

sin conocer su propio brillo,

porque ocurre naturalmente.

Sin notar siquiera que noche a noche

abrazan con su manto el globo que millones de seres habitan.

 

Hermosas mujeres,

únicas como ninguna otra,

en su interior llevan su vida y la de otros seres igual de bellos.

 

Mujeres son y no lo saben, porque pasa que naturalmente lo son.

 

Sutilmente, gimen placerosas con los pezones erizados;

luego enrabian y gritan al cielo;

y sueñan y viven sintiendo

que el corazón les palpita desde el centro a las caderas,

hacia las piernas y de regreso a la cabeza…

 

Estoy hablándote a ti mujer que eres yo,

porque no sé que lo soy, porque no sabes que lo eres;

tantas veces me vuelvo ciega,

al tomar la imagen de ojos de tantos otros,

soy ellos y no yo…

 

Por eso te hablo a ti, mujer

porque en tus ojos miro lo que siento,

que te duele nuestra historia

y esa transparencia lacerante que nos ha acompañado durante siglos.

woman-20170_960_720

 

Expresando·Poesía·Por El Gusto·Sentires

Hubiera esperanza

Nada retorna impávido, nada jamás vuelve como lo vimos irse…

Termina girando en torno al ayer,

y el presente se convierte en la memoria más anhelada.

 

Siempre sujeto a los ojos que no olvidan,

al llanto ahogado que las noches dolorosas cubrieron con vanidad,

abre una grieta ancha, profunda hacia el centro de la Tierra y se oculta.

 

Ocupa el espacio pero no se encuentra,

porque lo perdido se funde con el vacío de lo inexplicable e inalcanzable,

de la sumisión absurda que compensa las heridas.

 

La duda del mañana gana la contienda a la imagen encumbrada antes,

las ojeras no terminan y tampoco los sonidos inexorables de palabras para los oídos voluntariosos…

de la carne dotada con apabullantes gracias.

 

Y con todo, la ingrata novedad que su regreso es aún la alegría de un otoño invernal,

la maravillosa contienda que la vida provoca,

sonrisa que anida esperanza del olvido que madure el corazón

y permanezca la pasión indiferente a la agonía.

Consciencia·Expresando·Sentires

Vida y muerte

En estos días corren por mis venas vida y muerte.

Hay tiempos de pena insondable, de lágrimas silenciosas que sólo yo escucho.

De lamentos incansables, pensamientos abruptos en contra mía, en favor de él… Hay tetra-realidades que confunden hasta la médula del inconsciente; trozos diminutos de un pasado que ya termina de olvidarse.

Otras veces, encuentro sonrisas hasta en los charcos más repulsivos; las caras llenas de mocos de los inocentes traen consigo la esperanza.

Unos días me siento hija de esta madre Tierra, luego me siento hija del frío ser, ajeno a este planeta, dueño de los universos.

Un día digo que soy yo, te amo y quiero vivir contigo hasta nuestra muerte. Al día siguiente sulfuro rabia por las palabras que dije sin sentir… siento una tristeza radiante, que brilla en mi interior y me impulsa a salir de ella, a tomarme entre mis únicos brazos y llevarme a donde haya más luz, menos dolor y más amor.