Somos agua

¿Te acuerdas cuando todo era árboles y lagos?


Cuando la Tierra era dueña y señora de sus parcelas y en sus caudales corría la libertad empapada.
Cuando los paisajes se coloreaban con montañas y su monstruosa belleza cubierta de cactáceas, envueltas por un azul espeso y el blanco esponjoso de las nubes.
Cuando el viento gobernaba las alturas y hacía los árboles danzar y, ellos, a sujetarse de sus raíces y ser flexibles para no morir.

Madre Tierra era indiscutible Reina de Belleza Universal.

Andábamos con su permiso, entre los bosques y su helada humedad.

Éramos la tierra y sus lugares sembrados de inefable grandeza.
Éramos la Tierra, y el silencio abono para plantas y frutos.

Luego, el ruido y los vacíos.
La soledad y el miedo.
La avaricia, la codicia;
la eterna insatisfacción, el nunca es suficiente.

Fuimos tierra, agua y viento.
Fuimos el fruto, la raíz y la hoja.
Fuimos semilla que floreció mil veces.
¿Fuimos? … Somos.

¿Cuándo nos volvimos intrusos de nuestro propio hogar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s