Literatura·Por El Gusto·Sentires

Fieles aliadas

No quiero olvidar que me salvaron cuando caminé directo a esa cueva de lobos donde fui devorada por uno o varios;

y me dejaron gritar con ellas en mis manos y una pluma que decía por mí lo que recalcitraba el corazón.

No quiero, porque les debo todo: mi valor para enfrentarme a todos y a ninguno, y saber que el duelo más intenso sería día a día conmigo misma y el silencio de mis pensamientos.

Si olvido, me condeno a un pretérito reincidente. Me olvido… Estoy en las frases que liberan mis miedos, amores y vacíos;

en letras que se autoconstruyen cuando brotan de mi pecho, cuando parece que las ganas no me alcanzan, que el valor no se me ajusta a la piel y lo ojos se me vuelven de agua y el dolor corre río liberado entre los lagrimales;

cuando la felicidad no cabe en carcajadas y la vida es vida y me recuerda con su poética virtud:

la poeta no siembra sus males en otros, germina sus semillas en hojas y libros;

el tiempo no le alcanza para decir… ¡da prisa a la tinta y anda a escribir! cuando el estómago y las vomitivas entrañas lo demanden.

No quiero olvidarlas, palabras. Desde que las aprendí, son fieles aliadas en la lucha por mantenerme la vida en un mundo hecho nudos.

No puedo olvidar mis propias lecciones, todas las escritas en cuadernos de tardes y noches solitarias.

Me debo a ti mi fiel y literaria amiga.