Sentires

El final de la batalla

Hay una guerra interminable entre mujeres y hombres; ellos por allá, nosotras para acá.

Una competencia nula y absurda entre ganadores y perdedores, fuertes, débiles; mejores o peores.

Pero hay un momento único. Quizás una canción o algún motivo que celebrar juntos; las manos se tocan, dos cabezas bailan, labios se juntan y termina por ganar la sabiduría ancestral: aceptar que la vida misma fue posible sólo con la unión de ambos.

Mi guerra termina hoy, aquí sentada a su lado, creyendo que un amor verdadero fuera y dentro de mí, existe. Sin un precio caro por pagar, es posible… Y me sucede así en este preciso y mágico momento en que él acaricia mi rodilla y lo miro cómplice de lo que hacemos juntos cada día: la vida.

Tras una noche oscura que duró años, detrás del inmenso mar, finalmente, puedo ver salir el sol.