Ser fugaz

Nadie la deja caer.
Nadie la deja tocar el suelo.

Todo en su movimiento es sueño de elegante ilusión.

Como pluma en el aire,
flota entre sus anhelos y dorados deseos.

Se entrega a ellos
como quien se lanza de una montaña

sabiendo que en algún punto las nubes la detendrán.

Avanza entre ellas danzando,
colgada de brazos que la encaminan
a su destino esperado.

No hay prisa que le pise los talones,

ni miedos que le detengan el paso.

Da envidia tanta confianza.
Quién fuera estrella y fugaz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s