Expresando·Por El Gusto

Ser fugaz

Nadie la deja caer.
Nadie la deja tocar el suelo.

Todo en su movimiento es sueño de elegante ilusión.

Como pluma en el aire,
flota entre sus anhelos y dorados deseos.

Se entrega a ellos
como quien se lanza de una montaña

sabiendo que en algún punto las nubes la detendrán.

Avanza entre ellas danzando,
colgada de brazos que la encaminan
a su destino esperado.

No hay prisa que le pise los talones,

ni miedos que le detengan el paso.

Da envidia tanta confianza.
Quién fuera estrella y fugaz.

Literatura

Amor a ráfagas

merceroura

LLUVIA PAREJA

A veces estamos tan desesperados por recibir amor que aceptamos sucedáneos. Bajamos el listón y fingimos que lo que nos dan es lo que queremos, que nos basta con poco, que no necesitamos más. Y por dentro, nos desvanecemos a cada minuto que pasa. Miramos al suelo en lugar de levantar la vista porque tememos encontrarnos con alguna mirada que nos cale y se dé cuenta de que estamos viviendo un amor a medias, porque soportamos a duras penas arrastrarlo pero somos incapaces de decirlo en voz alta.

Nos han educado para huir de la soledad, para avergonzarnos de estar solos, como si tuviéramos que demostrar ante los demás que estamos siempre con alguien, que alguien nos ama… Que somos dignos de amor.

Y la amenaza de una soledad rotunda nos obliga a veces (o eso creemos) a aceptar situaciones que nos vacían tanto por dentro que notamos el hueco……

Ver la entrada original 676 palabras más

Consciencia·Sentires

“Es artista”

Advertencia: Si te asumes pobre por artista, esto no te va a gustar.

“Es artista”, dice la gente como justificándole el drama.
“Es artista”, “siente mucho”, dicen como justificando su alcoholismo o que se halle perdido en alguna droga o en la depresión.

“Soy poeta”, habla el artista como explicando su pobreza.
“Soy escritor”, dice con cabeza baja, como dando razón de su hambruna.

No será que nos hemos creído de más las palabras con que otros definieron al artista.

Que hemos creído lo que otros poetas borrachos y cobardes, con el ego bien inflado, dijeron.

“Soy artista. Me regodeo en mi sensible temperamento y me revuelvo en mi drama”.

No será que es más fácil creer en todo lo que otros han dicho que creer en nosotros mismos y levantar el rostro para decir con orgullo: soy artista, soy poeta, artesana de la vida; soy mujer… Andar y hacer algo de consciencia con ese don que dios ha puesto en nuestro espíritu.

Todos los derechos reservados @EmeLechuga