Literatura·Poesía·Por El Gusto·Sentires

Guardar el sonido

Hacer de ese instante silente un momento eterno…

Callar las bocas, calmar las aguas

y arrasar con el ruido que craquéela nuestras paredes.

 

Sutilezas de silencio, de paisajes que no hablan y pisadas que no suenan.

 

Escuchar sólo la voz sordina compasiva,

que alienta el fluir de los ríos,

las caminatas largas y la conversación entre miradas.

 

Sigilosamente, tomar la mano del miedo

y dar un salto al vacío solitario

para resurgir sin tormentas de arena ni temblorosos estruendos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s