Literatura

Sin tregua

A rastras toco tu rostro, que no expresa, que no habla.

Tiento en esta profusa oscuridad y encuentro tus manos heladas, que no acarician y no tocan.

Busco tus ojos, una mirada, el amor en ellos, a cambio descubro vacío, ausencia.

Acerco los oídos a tu pecho pero no hay latido, te has marchado con todo y el corazón para sentirme.

Permanezco ilusa, incrédula, con firmes pisadas hacia la hueca incertidumbre del mañana…

El mar espera incansable el momento de mi llegada… rugen sus olas, gritan la falta y restriegan su sal en el llanto.

La lengua no alcanza, no llega a ningún lado. Voz muda, silencio que grita con amargo desespero.

…arrumbada en este cuarto, olvidada por el tiempo, por ti, por él, por todos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s