Literatura·Poesía·Por El Gusto·Relatos·Sentires

Siempre me acompañan

Tengo al tristeza colgada,

marcada en mi espalda.

Mis pasos tiernos

se vislumbran inexistentes.

 

Qué calma saber que no escucharás.

Suerte mía la carencia de voz en las letras.

Poco sé lo que hablo,

Callo menos y más de lo que quiero.

 

Mi deseo se apaga,

flama que de a poco se extingue,

se funde con la efímera añoranza

de no ser  sólo el devenir de la vida.

 

Las palabras son mi mayor bendición

y la peor traición, el eco que poco quiero oír.

Contradicción a mi inútil esperanza

de acercarme a decir lo que siento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s