Ensayando·Política·Relatos·Sentires

México 1 – España 1

“Trabajo bruto pero con orgullo, Aquí se comparte lo mío es tuyo,
Este pueblo no se ahoga con marullos, Y si se derrumba yo lo reconstruyo…”

Calle Trece

Hoy he tenido una magnífica conversación. Lo he vivido como cualquier otra plática mexicana. Lo diferente esta noche, fue el exacerbado acento. El seseo intenso y las palabras  “joder” u “ostia” se hicieron presentes  como nunca antes para mis oídos.

Más allá del lenguaje, no hubo gran diferencia, el tema: Política. Como dijo ella: “fue común”, igual que en nuestro país.  Fue algo fuerte…

La intensidad abrupta salía de sus bocas y sus voces se tornaban cada vez más arduas. Pero el  tema, los temas, fueron los mismos que cualquier mexicano puede discutir a diario con sus profesores, familia o amigos más cercanos.

Lo duro y destacable del momento. Fue mirar que ellos han vivido una realidad, vivían una buena vida, increíblemente estable. Su economía era buena, saludable  y por lo tanto, su cotidianeidad lo era. Ahora todo esto que sucede en su país, es algo nuevo. Una cuestión distinta, un desbalance, una verdadera “crisis económica y social”. –Situaciones malas que llevan a otras peores –

Sentí rabia y tristeza, por ellos y por nosotros. Para ellos es novedoso, para nosotros, la vida eterna. México es un país “en crisis” y la esperanza –que algunos españoles aún conservan – es algo que se ha vuelto costumbre para todos y cada uno de nosotros: “La Ciudad De La Esperanza” , “México necesita un cambio”.

Sentí lástima, melancolía y empatía. Estos extranjeros son ajenos a mi mundo cultural actual, pero se encuentran incluidos en mi realidad estática. Esa, en la que uno espera; espera el cambio; espera la mejoría; por el nuevo gobernante; o ya de pérdida la Profecía Maya… Esa realidad que vivimos a diario y desde el inicio de nuestras vidas, como una constante que es indiferente a muchos, triste para algunos, insoportable para otros y una lucha diaria para millones.

Esta noche he visto la fortalece de lo que la mayoría asume como “el pueblo mexicano”. Esto ha sido América Central y Sudamérica. Gente que se levanta sin importar que el viento sople en sentido opuesto a ellos mismos. Sin importar que la corriente se aferre en contra de sus más profundos deseos.

Es triste, una  e incontables veces, pero México, el país en el que nací y vivo aún, está hecho de gente fuerte. No se derrumba, nada la tumba… Ojalá algún vez dejemos de ser únicamente un muro que vuelve a levantarse. Ojalá algún día nos convirtamos en voces vivas y actores que generen un cambio a través de sí mismos, usando la información como lo que es: nuestra mayor herramienta de defensa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s